La LLCE Español se ha estrenado en el oficio de la traducción

Category
Infos, Lycée
Como proyecto de final de secuencia ( del eje “pluralidad de los espacios, pluralidad de las lenguas”), ¡la primera generación de spécialité LLCE Español se ha estrenado en el oficio de la traducción! Los textos traducidos son fragmentos de las obras completas del temario: la colección de relatos ¿Qué me quieres, amor? de Manuel Rivas (1995) y el libro de poemas Marinero en tierra, de Rafael Alberti (1924).
Además de traducir y comentar su producción, los alumnos han llevado a cabo una reflexión sobre el ejercicio de la traducción, coincidiendo en que es un ejercicio tan difícil como apasionante, que puede ser frustrante, ya que siempre implica una renuncia, pero a la vez es muy estimulante porque mantiene vivo el deseo  y la felicidad de encontrar la palabra justa.
Hemos decidido compartir con vosotros estas reflexiones, así como nuestros trabajos.
.
.

Traduttore, traditore”

 

“Aunque, por supuesto, no soy traductora, vivo constantemente inmersa en un trilingüismo que me obliga a traducir mis pensamientos, mis ideas, mis palabras de una lengua a otra. Por lo tanto, entiendo y sé que la traducción es una tarea compleja, ya que depende del contexto de lo que uno quiere traducir, y del uso de las palabras tanto en el idioma fuente como en aquel al que las queramos traducir, como lo afirma Umberto Eco en Decir casi lo mismo:

¿Qué quiere decir traducir? La primera respuesta «decir lo mismo en otra lengua» sería una buena respuesta, y también consolatoria, si no fuera porque, en primer lugar, tenemos muchos problemas para establecer qué significa “decir” lo mismo», así como tampoco sabríamos dar una respuesta satisfactoria para todas esas operaciones que llamamos paráfrasis, definición, explicación, reformulación, por no hablar de las pretendidas sustituciones sinonímicas. En segundo lugar, porque no sabemos qué es el “lo”, esto es, ante un texto no sabemos lo que debemos traducir. Y, por último, porque, en algunos casos, abrigamos serias dudas sobre lo que quiere decir decir. […]

Supongamos que en una novela inglesa un personaje dice It’s raining cats and dogs. Sería un simple el traductor que, pensando que está diciendo lo mismo, lo tradujera literalmente como Llueven perros y gatos y no como Llueve a cántaros o Caen chuzos de punta. Ahora bien, ¿qué pasaría si se tratara de una novela de ciencia ficción, escrita por un adepto de las denominadas ciencias “fortianas”, que relatara que, de verdad, llueven perros y gatos? Se traduciría literalmente, de acuerdo. ¿Y si el personaje estuviera yendo a ver al doctor Freud para contarle que sufre una curiosa obsesión por perros y gatos, por los que se siente amenazado incluso cuando llueve? Seguiría traduciéndose literalmente, pero se perdería el matiz de que el Hombre de los Gatos también está obsesionado por las expresiones idiomáticas. […]

“¿Y si It’s raining cats and dogs lo dijera, en inglés, un personaje de una novela francesa?, ¿cómo se traduciría al inglés? Ven ustedes lo difícil que es decir qué es lo que un texto quiere transmitir, y cómo transmitirlo.

He aquí el sentido de los capítulos que siguen: intentar entender cómo, aun sabiendo que no se dice nunca lo mismo, se puede decir casi lo mismo.”

 Anahí VAYSSIER

 

 

“Me ha parecido interesante poder acabar de comentar este relato. El cuento “¿Qué me quieres, amor?” ya lo había analizado anteriormente para el trabajo final del eje 3. Tenía ya el texto dominado, y el cuento me gustó más que los demás, así que lo he escogido. Para acabar de analizarlo a fondoPara entender la forma de escribir de Manuel Rivas, hasta la última coma.

Lo he traducido en francés ya que es el idioma en el que me siento más cómoda, aunque creo que también habría podido traducirlo en inglés.

Me ha producido muchísima satisfacción ver mi texto traducido acabado. Cada vez que encontraba una palabra después de quedarme 5 minutos estancada, pensando que la tenía en la punta de la lengua, sonreía un poco, de satisfacción. “

Claudia CORRADO

 

 

“Traducir este cuento de Manuel Rivas me ha permitido revivirlo de nuevo para cantarlo en una lengua muy cercana, como es el francés. 

Cuando lo leí por primera vez, por su gran final, en le que se mezcla la historia de Moncho con la Historia del Golpe de Estado de julio del 36, ya quedé fuertemente impactado y conmovido. Por ello, la elección del relato que se tenía que traducir ha sido por mi parte completamente subjetiva. He decidido elegir este maravilloso cuento porque sabía que lo que estaría traduciendo ganaría sentido una vez acabado al conocer tan bien el contexto histórico

Sin embargo, cabe destacar que el taller de traducción se complica al saber que cada palabra que ha elegido Rivas aporta su granito de arena y quitando tan sólo una se podría venir abajo la estructura entera. Así pues, contrariamente a lo que la mayoría se imagina, el trabajo aquí presente no es únicamente una tarea para lingüistas sino también para arquitectos. De esta manera me he convertido en un arquitecto lingüista por unas horas

Este trabajo ha puesto a prueba mis capacidades en ambas lenguas y me ha permitido enriquecerme en cuanto a estilo y manera de redactar. Cada decisión de cambio la he tenido que meditar con antelación y he estado en una constante búsqueda de expresiones que se adecuen lo mejor posible al contexto. Hay que ser conscientes que el registroutilizado por un adulto es diferente al de un niño y por lo tanto es necesario un cierto punto de picardía a la hora de seleccionar las palabras. “

Iker MALUENDA

 

 

“Al principio, cuando leí este cuento por primera vez, no entendí nada, el cuento no tenía ningún sentido para mí. Como me frustraba no entenderlo, lo fui releyendo, hasta enterarme de todo. Así que leí el poema varias veces, y acabó gustándome mucho, por eso lo elegí, y también porque es muy poético, las alusiones a la luz, la atmósfera onírica, me gustan. Después de La lengua de las mariposas, La lechera de Vermeer es mi cuento favorito del libro de poemas  ¿Qué me quieres, amor?

Además de todo esto, hace unos meses, cuando ya habíamos empezado a leer algunos cuentos, una de mis tías me preguntó qué libros estaba leyendo en el colegio este año, así que este libro fue uno de los que enumeré, mi tía estaba muy feliz y me dijo que ella también lo estaba leyendo, pero en gallego, la lengua de origen del libro, le pregunté por qué, y me explicó que para ella, era como revivir su infancia en Galicia, con su madre y sus hermanos, me dijo que no era una lengua tan complicada como lo parecía y me aconsejó leerlo también en gallego, para ver la diferencia. Es en parte por esto que decidí elegir un cuento de Rivas más que un poema de Alberti. Mi familia paterna es originaria de Galicia, mi abuela sigue viviendo allá y habla muy bien gallego, contrariamente a mis tías, tío y padre, que solo entienden sin hablarlo.

Decidí no traducir algunas frases de diálogo o de discurso indirecto, porque para mí parecía más real dejarlos en español que traducirlos, tambiénhe dejado en su lengua de origen apellidos y nombre de lugares, monumentos o elementos relacionados con la cultura hispanohablante.”

Amaï VERDE

 

 

En los documentos adjuntos, podréis leer los trabajos de traducción de tres cuentos de Manuel Rivas y de 9 poemas de Rafael Alberti. Son traducciones imperfectas e inacabadas, como todas, pero son el fruto de un trabajo de escritura y de reescritura que merece todo el reconocimiento

Traducción de tres cuentos de ¿Qué me quieres, amor? de MANUEL RIVAS

Traducciones de poemas de Rafael Alberti

 

 

¡Enhorabuena a nuestros futuros traductores!

Claire Spooner (profesora de Lengua y Literatura española)